[inicio] [mapa del sitio] [Buz髇] [ayuda]
Formulario de búsqueda en el portal
Formulario para el acceso rápido

Mancomunidad de Municipios Valle del Guadiato


Sierras Fuente Obejuna

RUTAS NATURALES
Sierras Fuente Obejuna

ImagenImagen
Se propone la visita a la zona sur del término de Fuente Obejuna, municipio occidental de la sierra cordobesa que, en el siglo XVI, contaba con cuarenta y ocho aldeas dispersadas por sus mejores dehesas, de las que hoy sólo quedan catorce. Se trata de núcleos muy pequeños con poblaciones que oscilan entre cincuenta y trescientos habitantes: El Porvenir de la Industria, Los Pánchez, Cuenca, La Coronada, Argallón, Piconcillo, Cañada del Gamo, Ojuelos Bajos, Ojuelos Altos, Navalcuervo, El Alcornocal, Los Morenos, La Cardenchosa y La Posadilla. Según la leyenda, el origen de estas aldeas se produjo tras el levantamiento del pueblo de Fuente Obejuna (siglo XV) en contra del Comendador.
 
 
Hacia el sur se encuentran las aldeas de Ojuelos Altos, Los Morenos, La Cardenchosa, Piconcillo y El Alcornocal, enclavadas en un paraje serrano de bosque mediterráneo bien conservado, limítrofe con Sierra Albarrana y con el norte del Parque Natural Sierra de Hornachuelos. Utilizaremos, para llegar a la aldea de Ojuelos Altos, la carretera comarcal que la comunica con la Cañada de Gamo. Partiremos desde las pistas de deporte de la primera aldea, en dirección oeste, pasando por tres fincas: Valdevilano, Los Parrales y El Calonge. El paisaje predominante es dehesa con matorral: jara, jaguarzo y retama. Aunque nos llama la atención el gran número de quejigos existentes en esta zona.
 
Las especies vegetales que acompañan al quejigar en las laderas más húmedas y umbrías son arbustos de fruto carnoso como el majuelo, madroño, cornicabra o la coscoja. El alcornoque, tradicionalmente explotado por el corcho que de su corteza se obtiene, comparte los requerimientos de humedad y temperatura con el quejigo, por lo que no es difícil verlos formando un bosque mixto.

Imagen

La vegetación potencial de la zona se encuentra profundamente transformada como consecuencia de la acción humana. En los terrenos en los que se ha producido la degradación del quejigar, aparecen extensos jarales y coscojares, acompañados por retama, lentisco, labiérnago, torvisco, cantueso y romero. También observaremos zonas en las que el principal cultivo lo constituyen las repoblaciones de pinos, el adehesamiento de los encinares y la plantación de olivares.
Continuaremos hasta llegar al cruce que antiguamente unía los caminos de Ojuelos Bajos, Piconcillo, Cañada del Gamo y Los Morenos, transitando por una senda que discurre entre olivos en buen estado de conservación.

Siguiendo recto hacia Piconcillo, a unos 500 metros aproximadamente, el camino nos conducirá al arroyo Ballesteros, lugar propicio para descansar y disfrutar de un bonito paraje formado por matorral muy variado y vegetación de ribera. A la sombra de sus álamos blancos, temblones y entre adelfas, tamujos, zarzas y ruscos, merece la pena hacer una pequeña parada para escuchar el ruido que el agua produce al chocar con las numerosas piedras que lleva en su curso. La fauna que encontraremos en los alrededores del arroyo está representada por aves forestales y rapaces como el águila real, el águila calzada, el ratonero, el mochuelo y el buitre negro, la mayor de nuestras rapaces, que llega a alcanzar una envergadura próxima a los tres metros.

Continuamos por un tramo de subida, siguiendo los restos del antiguo Camino de Herradora, que nos conducirá a la Finca de los Rubios, dedicada a la explotación ganadera (ovino y porcino) y al aprovechamiento de la caza mayor y menor. Una vez arriba, veremos una zona de reforestación con pino piñonero, próxima a la Loma de La Patuda, que delimita el término municipal de Fuente Obejuna con Hornachuelos.

Si permanecemos en silencio, tendremos oportunidad de oír el canto de los ruiseñores, herrerillos y carboneros que revolotean entre la vegetación arbórea. Es fácil observar también otras especies de passeriformes, como zorzal común, verderón común, jilguero..., todos interesados en la búsqueda y caza de insectos. Nos pueden sorprender a nuestro paso las llamativas e inconfundibles oropéndolas. Compitiendo en brillantez de plumaje con la dorada oropéndola, los multicolores abejarucos se encuentran durante la primavera en su ritual de cortejo.

Durante el periodo estival no es raro ver, por los claros del encinar, a las lagartijas colilargas y colirrojas deambulando entre los tallos de las jaras o soleándose plácidamente sobre las rocas. La culebra de herradura y la de escalera, una de nuestras mayores culebras, habitan aletargadas en esta zona durante el periodo invernal.

Junto a los mamíferos de interés cinegético, abundan otros predadores que detectaremos por sus huellas y excrementos; se trata de la jineta, zorro, meloncillo y del gato montés.

Saliendo de Los Rubios, veremos que el encinar subsiste de manera aclarada, semiadehesado, en buena parte de las zonas. No obstante, a menudo, forma bosquetes muy desarrollados con sotobosque constituido principalmente por coscoja, labiérnago, lentisco y diversas especies de jaras.

Iremos acercándonos al Puerto del Anillo (774 m.), desde el que disfrutaremos de unas vistas magníficas: al norte, Sierra de Los Santos, al este, Sierra de La Marianta, al sureste, Sierra de la Aguja y al suroeste, Sierra Albarrana. Bajando el puerto, llegamos a la aldea de Los Morenos, lugar en el que daremos por finalizada nuestra ruta.

Imagen

¿Qué Fauna nos encontraremos?

羐uila real

Es la mayor y más majestuosa de toda la familia; presenta pico corto, alas amplias que se estrechan en la base y cola larga. El adulto es marrón oscuro, con la parte superior algo dorada, y franja negra en la cola. Los inmaduros, menores de cinco años, se distinguen de los adultos porque tienen manchas blancas en las alas y en la base de la cola.

Imagen




Sus ambarinos ojos encierran una cualidad solar que convierte su mirada en algo que atraviesa cualquier cosa que llame su atención; excelente capacidad visual capaz de distinguir un conejo a más de dos kilómetros de distancia.







Sus presas favoritas son los mamíferos de mediano tamaño, especialmente el conejo. Caza acechando desde lo alto de las laderas de las montañas y las llanuras adyacentes, calándose sobre la presa de un prolongado picado.
Animal solitario y bastante silencioso, habita en laderas estériles, localmente también en bosques de montaña y acantilados. Anida en salientes rocosos y a veces en árboles.

¿Qué Vegetación nos encontraremos?

Encina

La encina (chaparro o carrasca) es un árbol de copa amplia y redondeada que puede alcanzar los 25 m. de altura, aunque raramente sobrepasa los 15 m. El tronco, derecho o algo torcido, tiene corteza parduzca, resquebrajada en grietas poco profundas, ramas robustas, y hojas con forma ovalada, correosas y cubiertas de un fieltro blanquecino por su cara inferior. Permanecen en la encina hasta cuatro años, por lo que ésta se mantiene siempre verde.
 
Las flores masculinas se reproducen en gran número, agrupadas en racimos colgantes de color amarillo; su fruto es una bellota alargada que nace sobre un pedúnculo corto y tiene en su base un cascabillo en forma de dedal.

Imagen

 
En la provincia es el árbol por excelencia, encontrándose las mayores poblaciones en la mitad norte.
 
Usos: La principal aplicación de las bellotas de la encina es, en Extremadura y Andalucía, como alimento del ganado porcino, para lo cual se suele explotar la encina en forma de bosque adehesado.
 
La madera es compacta, dura, pesada, difícil de trabajar, es empleada en construcción en forma de postes y pilotes, para ejes y ruedas de carros, para aparejos de labranza. Ésta es la madera preferida en España para quemar, dando un excelente carbón.

Imagen

 

Quejigo

Es un árbol de tamaño medio, con copa amplia, densa y redondeada. Tronco recto, no muy grueso, con corteza grisácea, rugosa, de poco espesor. Hojas simples, alternas, semicaducas, duras y de formas ovaladas, elípticas o alargadas. Tienen el borde dentado, de color verde por el haz y blanco-azulado por el envés. Las flores masculinas agrupadas en racimos colgantes de color amarillo-verdoso. El fruto es una bellota que nace sobre un pedúnculo muy corto y grueso.
Usos: Las agallas son típicas del quejigo y de muchos robles; bolas del tamaño de una nuez, de color marrón, y de interior acorchado y esponjoso; se producen por la picadura de un insecto de la familia Cinípidos sobre los brotes jóvenes, para hacer la puesta. Estas agallas, que son a veces confundidas con los frutos, permiten diferenciar fácilmente el quejigo de la encina. Las bellotas del quejigo, por madurar antes que las de la encina, son de interés en la montanera. 

Imagen

[inicio] [mapa del sitio] [Buz髇] [ayuda]
Formulario de básqueda en el portal
Formulario para el acceso rápido

[Valid XHTML 1.0 Strict] [CSS Válido] [Triple A Conforme] [RSS]
Mancomunidad de Municipios Valle del GuadiatoPol铆gono Industrial 'La Papelera'. Carretera de la Estaci贸n s/nTeléfono: 957567022