[inicio] [mapa del sitio] [Buzón] [ayuda]
Formulario de búsqueda en el portal
Formulario para el acceso rápido

Mancomunidad de Municipios Valle del Guadiato


Obejo

MUNICIPIOS
Obejo

Imagen

Imagen
Parece que la actual localidad de Obejo se corresponde con la que al-Udri y otros autores mencionan como Ubal, en el camino de Córdoba a Toledo. Su castillo debió existir ya en época califal, según evidencian los testimonios arqueológicos a él asociados; debía tratarse de un asentamiento humano de cierta importancia que serviría para el control militar de la ruta que discurría por Mogávar y Pedroche hasta La Alcudia.

Imagen

Imagen
Patrimonio arqueológico
  • De época romana existen referencias sobre el hallazgo de cerámicas y otros objetos en los alrededores del actual núcleo urbano.
  • En el recinto urbano, en el lugar conocido como Las Torres, encontramos torres cuadradas de mortero romano en línea con otras de tapial, probablemente taifas, que cercan el recinto amurallado del castillo. También tenemos ejemplos de reutilización de elementos decorativos en la parroquia de San Antonio Abad, donde se conservan dos capiteles corintios romanos, un capitel compuesto visigodo y otro corintio, troncocónico, muy estilizado y dañado, de probable factura visigoda.
  • Pero es a partir del Bajo Imperio y, sobre todo, durante la época visigoda, cuando los hallazgos se hacen más frecuentes, procedentes en su mayoría de contextos funerarios; como ejemplo, podemos citar el caso de una necrópolis datada entre los siglos VI a VII d.C., con fosas revestidas de lajas de piedra, y ajuares formados por jarritas de cerámica de cuerpo globular y boca trilobulada.
  • Sin duda, es su riqueza minera lo que constituye en época romana la principal atracción de Obejo, y así se constata la explotación del cobre, plata, oro (asociado al cobre) y plomo.
    En el Ronquillo Bajo existe una gran rafa de explotación de cobre y varias galerías, socavones y pozos más al este; en el arroyo de Pedrique se documentan labores mineras antiguas, en el Corral del Botijón aprovechamientos de plomo, en la Loma de Enmedio se ve una rafa, varios pozos y al oeste del arroyo de Zambra un socavón. Asimismo se documenta una gran zanja de 22 metros de longitud en la dehesa del Ronquillo.
  • Los restos más destacados de época musulmana corresponden al castillo de Obejo, ubicado al norte de la población y a unos 700 metros de altitud. Sólo quedan restos de torreones, como muñones y leves testimonios de su amurallamiento en torno a la iglesia de San Pedro Abad, originaria, al parecer, del siglo XIII, donde se han aprovechado materiales de acarreo de época califal, como testimonia la aparición de capiteles que habían estado ocultos bajo sus pilares. En su término se encuentran también los restos del Castil de Flores, emplazado junto al camino viejo de Córdoba a Obejo, por la margen izquierda del Guadalbarbo.
Arquitectura religiosa
Parroquia de San Pedro Abad: su planta, datada en los albores de la Reconquista, está dividida en tres naves separadas por arcos peraltados apoyados en columnas de mármol, rematadas en capiteles califales. Fue objeto de importantes remodelaciones y ampliaciones durante el siglo XVII, momento al que pertenece la torre de ladrillo y mampostería.


Imagen

  • Ermita de San Benito: su construcción, datada en el siglo XVIII, presenta planta de una sola nave cubierta por bóveda de medios cañones, rematada en la cabecera con un tramo cubierto por bóveda vaída, que recibe su apoyo de un arco de sección cóncava. Por su parte baja, el edificio aparece rematado por un pórtico de tres arcos levantados sobre arcos prismáticos.


Imagen
Su rica y variada gastronomía, directamente vinculada a las especies propias de su fauna, es un deleite para el paladar más exquisito. Los platos más representativos, que podremos degustar en cualquier bar de la zona, son el escabeche de pollo, el cabrito en salsa de almendras, el cochifrito de lechón y las albóndigas de lomo; como postre no debemos dejar de probar los buñuelos de San Benito.


Imagen
  • Romería de San Benito: domingo más próximo al 24 de marzo y sábado más próximo al 21 de julio (Fiestas Patronales). Una de las tradiciones culturales que merece especial atención es la “Danza de las Espadas”, en honor de su patrón San Benito, danza también llamada del "patatús" o "bachimachía" (que simboliza el arte guerrero de los pueblos bárbaros y que significa “casi saltando”).Los danzantes van ataviados con camisa blanca, pantalón corto, faja y unas polainas de cuero. Mientras la procesión avanza, los danzantes “bailan acompañados de espadas de hierro que en ocasiones enlazan unas con o otras para hacer un carril por el cual bailan sin parar de saltar, de ahí su nombre”. A mitad de recorrido se produce el momento más esperado de todos, el conocido “patatú”, acto en el cual el resto de danzantes simulan ahorcar al maestro de danza, utilizando para esto sus espadas dispuestas unas contra otras, quedando la cabeza del maestro apresada entre todas ellas. Pero la alegría que expresa esta danza se ve recompensada con la huida final del maestro de su trampa, que escapa de entre los hierros y sale saltando, siguiéndole en su camino de regreso a la ermita el resto de compañeros. A su llegada, los bailarines dejan de danzar para hacer un pasillo al santo que entra de nuevo en la ermita, acabando hasta el siguiente año la procesión y la Danza de las Espadas, pero qué mejor modo de hacerlo que repartiendo, a todos los allí presentes, buñuelos caseros acompañados de vino de Montilla para paliar los efectos del calor.
  • San Antonio Abad: 17 de enero.

[inicio] [mapa del sitio] [Buzón] [ayuda]
Formulario de básqueda en el portal
Formulario para el acceso rápido

[Valid XHTML 1.0 Strict] [CSS Válido] [Triple A Conforme] [RSS]
Mancomunidad de Municipios Valle del GuadiatoPolígono Industrial 'La Papelera'. Carretera de la Estación s/nTeléfono: 957567022